Una nueva forma de ver las cosas

Ahora que estamos en épocas estivales, y seguramente motivados por los nuevos rebrotes de Covid-19, seremos muchos lo que apostemos por desplazarnos medias y largas distancias en coche, evitando sobre todo aviones, para tener más control sobre nuestro viaje y poder regresar a casa cuando deseemos si debemos cambiar de planes de forma más o menos repentina.

Este cambio de actitud forzado por la pandemia, tiene en realidad cierto paralelismo con el cambio de chip que se va asentando en relación a nuestros hábitos de movilidad. Y sin duda uno de estos cambios pasa por adoptar la movilidad eléctrica, clave para luchar contra el cambio climático y alcanzar los objetivos enmarcados dentro de la transición energética.

Conducción más responsable, en todos los sentidos

Por sus características y mecánica, un coche eléctrico no se conduce igual que un coche de combustión. Para poder sacarle todo el rendimiento y hacer el mejor uso, es vital entender cómo funciona y de qué manera debemos conducirlo. Sea cual sea el trayecto a recorrer, siempre hay que tener en cuenta cómo aprovechar al máximo la autonomía del vehículo, practicando así una conducción eficiente. Más inteligente, más suave, más segura y además, para muchos, más divertida. Un conducción más consciente. Más responsable.  

En este sentido, en viajes como los de verano por ejemplo, nos obliga a planificamos las rutas de forma diferente, las paradas para recargar son necesariamente más largas y esto nos permite poder tomar descansos más provechosos de cara a la seguridad, y nos permite disfrutar y vivir de otra forma el recorrido, disfrutar más del camino y de la compañía.

Apuesta eléctrica

Hay mucho por mejorar y mucho por hacer desde nuestra industria y desde las administraciones para implantar más y mejor red de carga de VE. En España hay 5000 puntos de carga, 4 veces menos que en Francia y 5 veces menos que en Alemania. Aquí hay un punto de carga por cada 134 km de carreteras, mientras que en el país vecino hay uno por cada 42 km y en Alemania uno por cada 25 km.

A pesar de las comparaciones (ya se sabe que las comparaciones son odiosas) vamos por buen camino. La industria del automóvil tenemos ya las pilas muy puestas nos esforzamos para aplicar los avances tecnológicos necesarios para mejorar las prestaciones, las cargas y las autonomías de los Vehículos Eléctricos. Recientemente en Hispano Suiza nos hemos adherido a la ANFAC (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones), que sabiamente se ha reorientado para atender a los retos de su Plan Auto 2020-40, la hoja de ruta que ha diseñado para hacer frente a la transformación de la automoción hacia la nueva industria de la movilidad, y que trabaja para cumplir los objetivos del Pacto Verde Europeo de descarbonización del parque móvil y de digitalización.

He hecho mía una frase de Henry Miller que resume muy bien en pocas palabras qué significa el viaje hacia la movilidad sostenible 360º: “nuestro destino nunca es un lugar, es una nueva forma de ver las cosas”.

 

Sergio Martínez Campos

CEO, Hispano Suiza