El poder de la motivación

“Encontraremos una manera, ya verás. Y si no la encontramos, con convicción y esfuerzo… ¡la creamos!” Estas inspiradoras palabras me las dijo, hace mucho tiempo ya y en un momento de ofuscación laboral, el mejor coach que he podido tener: mi padre. Quien además de ser un emprendedor nato y de atreverse con todo, siempre tuvo una cualidad envidiable: la de saber transmitir motivación a los que le rodeaban y hacer posible lo que se proponía.

Y es que a menudo en la vida y en el trabajo necesitamos un impulso extra, unas palabras que nos animen no solo a continuar, si no a mejorar. La motivación en el entorno laboral va cobrando, afortunadamente, más relevancia en las empresas. Porque se ha asumido que uno de los pilares fundamentales de cualquier negocio son sus equipos y está más que evidenciado que si empleados y empleadas no trabajan bien, la empresa tampoco.

El papel de la motivación es pues clave y se podría resumir en buscar un objetivo claro, que no es otro que el de intentar sacar lo mejor de las personas que forman tus equipos haciendo que crean firmemente en él. Da igual si el equipo son 5, 100 o 1000.

La mayoría de las actitudes y comportamientos que necesitamos para conseguir esa motivación pasan realmente por tener empatía y por tener las ideas claras. Por tener un propósito diáfano y explicarlo, por mantener coherencia máxima en lo que hacemos (también me lo decía siempre mi padre: “predicar con el ejemplo es la única manera de mostrar que el movimiento se demuestra andando”). Explicar claramente qué expectativas tenemos de los equipos, compartir los retos de empresa con los equipos, ser honestos; valorar los méritos, reconocer y felicitar; sacar enseñanzas de los errores y ofrecer posibilidades de aprendizaje que hagan crecer a las personas (si crecen ellas lo hará el negocio).

Hubo una época en la cual se pensaba que detalles como la cena de empresa a lo grande y un jamón eran suficientes para motivar al personal por un año.  Pero está claro que los tiempos han cambiado y la motivación durante los cambios es clave. Que como casi todo en la vida, la motivación es cuestión de seguir creyendo en ella y de ponerla en práctica a diario. En cada palabra, en cada gesto, en cada decisión. Es cuestión de voluntad. Igual como es de todos sabido que la voluntad mueve montañas.

 

Sergio Martínez Campos

CEO, Hispano Suiza