El auténtico desafío

Descubrir hechos y anécdotas del pasado de tu marca es realmente apasionante. Pero si la historia tiene tintes tan significativos como ésta, la emoción es máxima. Hace 93 años y gracias a un cliente absolutamente convencido de la calidad de su Hispano Suiza, participamos en un desafío único, en una competición entre un modelo de la marca norteamericana Stutz-Motors y un Hispano.

Todo empezó en el Salón del Automóvil de Londres de 1927, donde Frederic Moskovich, presidente de la Stutz, afirmó vehementemente que sus modelos Black Hawk eran imbatibles. Por su parte, Charles Torres Weymann, un norteamericano poseedor de un Hispano H6 B biplaza, le respondió que su coche lo era más y le lanzó un desafío. Se jugaron 25 mil dólares de la época a ver quién de los dos vencería, compitiendo durante 24 horas, en el Autódromo de Indianápolis.

Weymann viajó desde París a EEUU con un amigo piloto, un mecánico de Hispano, diez neumáticos y dos bobinas Delco.  Y al final de la primera vuelta el H6 ya le llevaba nueve segundos de ventaja al Black Hawk y seis vueltas más tarde, ya le doblaba. La carrera no le fue bien a Moskovich, que tuvo que reparar válvulas y otras piezas mientras el Hispano continuaba rodando. Finalmente, el Stutz se retiró cuando el H6 B biplaza le aventajaba en más de 1.000 kilómetros.

Más allá del qué, el cómo

No cabe duda, se superó el desafío y con creces. Porque Hispano Suiza no solo era una marca premium y elegante, también poseía la potencia de la competición y sus modelos estaban dotados de la máxima deportividad. Elegancia y potencia. Excelencia y fuerza.

Me honra decir que hoy, más de 90 años más tarde de aquella cita, continuamos haciendo lo mismo. Combinando ambos universos, con unas calidades y una búsqueda de la perfección técnica extremas. ¿Lo más importante? Tenemos la misma actitud de no prometer imposibles, de ser constantes y coherentes en nuestro propósito, de demostrar con hechos (y no solo palabras) el resultado de la pasión, el esfuerzo y el sacrificio de todo un equipo, de toda una familia. Y trabajamos con mucho empeño para que nuestros y nuestras clientes confíen en nosotros y en nuestros Hispano, igual como hizo Weymann.

 

 

Sergio Martínez Campos

CEO, Hispano Suiza